LUNA DE LOBOS

Imagen

 

Luna de lobos

De repente, mirando hacia el norte, entre los chopos de las alamedas que rodean el pueblo, comenzó a aparecer una media luna grande, roja y redonda que fue aumentando su tamaño hasta transformarse primero en una enorme sandía de color rosa intenso que a medida que iba subiendo en el firmamento, sin estrellas todavía, cambiaba rápidamente de color hasta pintar en el azul oscuro del atardecer  una hermosa luna llena, que anegó los ámbitos oscuros en una especie de luminiscencia velada que señalaba los contornos de los tesos, el verdor azulado del valle y el verde intenso de los negrillos de la ribera.

Los que estábamos en el jardín nos quedamos extasiados mirando el fenómeno- corriente en estas tierra-, de la madre naturaleza, mientras sonaba en un piano las notas del Nocturno número 2  de Chopin, creando un momento mágico inenarrable. En las alamedas cercanas dos búhos ululaban sus mensajes de miedo y un ruiseñor desgranaba sus quejas de amor oculto entre la espesura de los árboles de un jardín cercano. Los niños, que correteaban jugando al escondite, pararon un momento en sus juegos, miraron con una cierto interés los cambios de la luna y siguieron sus juegos, alborotando entre los ciruelos y los pinos a los gritos de “¡pies quietos!”, que es un juego de niños muy corriente en estas latitudes.

Mi imaginación giró su sentido de la orientación, derivando hacia el este y preguntándose si alguno de mis amigos estaría observando este mismo fenómeno desde el lugar donde estuviera, en ese mismo momento. Hubiera sido una bonita manera, pensé yo, de compartir los lugares y los sentimientos. Entré el el Face, para tratar de explicárselo, pero no encontré a nadie en ese momento. Y de repente, de la misma manera que la magia había surgido en unos minutos, se desvaneció en unos segundos y, cuando volví a mirar al cielo, la luna de lobos, que es como se conoce este fenómeno entre las gentes de diferentes países, se había transformado en una luna corriente y menos brillante…Es el alma, pensé, la que crea y destruye las sensaciones en nuestra mente. Si se comparten duran algún tiempo, a veces toda una vida; si no se comparten, desaparecen en unos minutos y no tienen ningún valor… Quizá en otra ocasión….!!!!

.

Anuncios