A LA MEMORIA DE MI MADRE

abuela Mera

 

 

 

 

Cáncer

 

                                                                           A mi madre. In memoriam.

 

 

 

 

 

 

Se rompió tu cristal tan suavemente

 

que al caer en el suelo

 

diminutas partículas de polvo

 

recogieron fonéticas del eco.

 

 

 

En el cruce incesante de relámpagos

 

presentí que tu flor se marchitaba,

 

herida en desgarradas sensaciones

 

de vacío, de mar y de montaña.

 

 

 

El torrente incesante de tu risa

 

se quebraba en los labios de tu fuego

 

y palomas de lutos celestiales

 

volaron  raudas entre tus cabellos;

 

 

 

abejas de rocío que zumbaban

 

absorbiendo tus últimas sustancias,

 

encendiendo luciérnagas ardientes

 

con colas de rubíes y esmeraldas.

 

 

 

Tu tiempo, que avanzaba entre cenizas,

 

transformaba la rosa delicada

 

en tumba de corolas entreabiertas

 

rebosantes de ausencias y esperanzas.

 

 

 

Sólo un rasgo quedaba persistiendo

 

en tu estatua borrada por el rayo;

 

casi un mundo auroral, que en nacimiento,

 

se deshizo en fulgores de relámpago

 

 

 

y se elevó, subiendo hacia el vacío

 

en carcajada interjectiva, en canto

 

de oscuros pajarillos infinitos,

 

en tono decreciente, ronco y ancho,

 

 

 

que en atropello cósmico llenaba

 

de muerte cenicienta tus espacios,

 

dejándote vacía de palabras

 

en un silencio espeso y acerado…

 

 

 

Y se juntó la tierra con la Tierra

 

en abrazo amaroso y prolongado.

 

Anuncios

3 pensamientos en “A LA MEMORIA DE MI MADRE

  1. Pingback: A LA MEMORIA DE MI MADRE | almacrepuscular

Los comentarios están cerrados.