ANIVERSARIO

TRIGALES VERDESANIVERSARIO

Nadie puede olvidarse de nadie, aunque lo quiera. Es imposible salir del recuerdo y de su costumbre sin entrar de nuevo en el polen que, esparcido por los estigmas abiertos de nuestras almas, rondará entre nosotros, abriéndonos su puerta a caminos y rincones. La frontera del recuerdo es así de primitiva; parece hecha de cristal y de silencio, pero es bulla que que nos ondea, nos radica, nos corva y nos envenena.

Es muy hermoso ver marcando mi camino, tu pie pequeño; o ver como tus ojos se enredan en todo lo que miro; ver despertar tu rostro cada día . Ver como el tiempo corre ,como el mar, alrededor del barco formado por tu seno y mi pecho. Pasan por tu perfil olas del tiempo que me azotan y me encienden, olas llenas de pedazos de frío, como pequeños inviernos helados; otras son calientes como espigas doradas por el sol del mediodía… Pero seguimos juntos – venti… treinta….cuarenta… muchos años -, guardando en nuestra memoria heridas, que palpitaron como labios o alas. Vamos andando juntos, bajo el violín quebrado de las ráfagas, sencillamente juntos, una mujer y un hombre…

Cada vez que esto leas, la evocación, esa conciencia decantada por el tiempo, ese sentimiento tornasolado que hace volver a los seres humanos a sus mejores y sus peores espacios, pondrá tu sangre en ristre y el tiempo se transformará en una inefable presencia, en una presencia virgen y criatura. Y recordarás la noche de los bellos silencios, aquella noche larga de las caricias suaves y de los torpes besos…

Crecimos entre sombras
cargadas de caricias.

Rompimos las distancias de la idea
con nuestros inexpertos besos, rotos
por las miedosas sombras de la noche.

Ensayando entre el verde de los musgos
nacieron en nosotros deseos ancestrales
apenas controlados por miedos aprendidos.

Pero una noche clara, bajo el cielo
estrellado, que casi como manta nos servía,
rompimos las distancias entre el temor y el cuerpo.

Traspasamos miedosos la barrera del mundo
y viajamos con nuestras fantasías
donde habita, sin temor, el sentido…

Encendimos el fuego de mil hogueras muertas :
la noche y las estrellas fueron cómplices mudos
de nuestros desbocados potros negros.

Crecemos entre sombras, cargadas de caricias,
de las mismas caricias y de los mismos besos
de esa noche estrellada. ¡ Sólo ha pasado el tiempo !

Si sobre nuestras cabezas comienza a caer la nieve, es dulce el corazón, es caliente la casa. Yo quiero que nuestras vidas se integren, encendiendo los besos cada vez que se apaguen. Me inventaré, si quieres, un cuento hermoso y me casaré con la sirena de la reina de las islas. O mejor, me casaré de nuevo con la reina, que me estará esperando y se casará conmigo. Me casaré contigo, mi reina, otra vez, después de venti… treinta…cuarenta… muchos años.

Deja que la lágrima traidora aflore al confín fronterizo de tu parte divina y pugne por saltar la barrera de la parte humana; déjala que sea libre y que cumpla con la misión sagrada para la que fue concebida. Luego piensa en nosotros y sonríe.
Manuel
Hace cuarenta años

Anuncios

Un pensamiento en “ANIVERSARIO

  1. Pingback: ANIVERSARIO | almacrepuscular

Los comentarios están cerrados.