LA ESQUINA NEGRA

 

 

Castillo del Buen Amor

…renacerán auroras abraxales.

 

 

 

 

 

Sé que tan sólo en ti, amiga mía,

 

despertará mi alma con alas libertarias

 

de este sin fin de amaneceres rotos

 

que se agarran a  mí, con sus cintas de plata.

 

 

 

Necesito tu fuerza, amiga mía,

 

para poder engrandecer mi alma,

 

oprimida por un peso granítico,

 

que destruye mi carne, sin respetar mis lágrimas.

 

 

 

Estoy luchando en ti para no arrastrarme

 

hacia la gratitud de unos sueños sin alma,

 

que aliviarán mi sufrimiento eterno,

 

y mojarán mi piel en frescura inventada.

 

 

 

Sé que mi cuerpo es fértil, amiga mía,

 

que es caliente y rojizo, como el crepúsculo,

 

de un caluroso dia de verano,

 

de una playa del sur al mediodía.

 

 

 

No escribirá mi sangre largos versos

 

de dolor  y de ruina;

 

ni será el arco iris de pájaros oscuros,

 

mudos de plumas bellas, en auroras nacidas.

 

 

 

Tengo mi alma de escarcha, anclada

 

en los perfiles de tu alma de hielo.

 

Necesito tu fuerza, amiga mia,

 

toda la fuerza de tu corazón y de tu aliento.

 

 

 

Mientras esta ruptura de manos vacías

 

produzca flujos de sangre en las rosas

 

de terciopelo ajado del jardín de mi ausencia,

 

necesito oir de tus labios que moriré algún día

 

con la mirada fija en las estrellas.

 

 

 

Cuando esta lucha acabe, nuestras almas

 

permanecerán unidas para siempre, fundidas

 

por el renacer de auroras abraxales.

 

¡Necesito tu fuerza, amiga mía;

 

tengo mi alma enganchada en una negra esquina !

Manuel Pablos

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

 

Anuncios