ME EQUIVOQUÉ CONTIGO ( del libro Alma Crepuscular)

Verteran sangre espesa...

…y no es tan pura

Me equivoqué contigo,

pues te pensé paloma y eres águila,

pensé que eras gaviota y eres cisne,

te pensé corazón y eres distancia,

te creí mansedumbre y eres furia,

lluvia fina de otoño y eres tormenta brava.

Tendí hacia ti mi mano suplicante,

como tiende la mano el sol a la mañana.

Volé hacia ti sin tino,

con un vuelo de pájaro cansado

que busca su calor en una estatua.

¡Busqué tantos secretos escondidos

en el fondo marmóreo de tu alma…!

Adiviné renglones de ecos húmedos

titilando entre el cielo de tu cara.

Surqué entre muerte y sueño

el mar incierto de mil madrugadas,

invadiendo tu vida con mi fuego,

dibujando silencios en tu almohada,

sombras difuminadas en tu noche

axiomas somnolientos en tu estancia.

¡Que amar es aprender de los errores

que te enseñan a ver en las distancias;

que amor es reclamar una caricia

o en todo caso querer regalarla!

La tristeza, que sube con tu vida

sella el perfil de mi boca crispada;

estalla en mi retina una pregunta

borrada en brusquedad por una lágrima.

¿Me equivoqué contigo, y en mi duda

no te resolví nada?

¿Eres gaviota volando tan alto

que mis ojos no pueden apreciarla?

M. Pablos

Anuncios