CRÓNICAS DE UN VERANO ATÍPICO ( SEGUNDA PARTE)

OLYMPUS DIGITAL CAMERAAsí es que una vez ha quedado claro que a mí Topas me atrae y me ha atraído siempre y, recibidos los mensajes de alguna gente advirtiéndome, cariñosamente, que a ver que escribía, que me iba a crear enemigos, que no dijera según que cosas, etc., voy a proseguir con mis crónicas…

Este año íbamos con un poco de recelo porque nos habían entrado en casa y no sabíamos qué nos íbamos a encontrar. Mari, la mujer de Elías, que es nuestro “ángel guardián sin sueldo”, de la casa, cuando no estamos, se había preocupado de recoger todo un poco. Más o menos, sabemos quienes fueron, porque era una pareja qué, a falta de casa propia, decidieron utilizar la casa ajena para sus escarceos amorosos de algunos fines de semana… La Guardia Civil, al parecer, sacó fotos, no se molestó en buscar huellas, que tenía que haberlas a miles, dijo que iba a vigilar y tal vez lo hizo, pero ahí se han quedado las cosas. Hombre, el tema no era grave, a nos ser que los energúmenos que se meten en las casas de otros no revienten una puerta a martillazos, para luego no poder entrar;no se dejen allí mismo una especie de piqueta utilizada para reventar esa puerta;no dejen huellas en cristales, cabeceros de la cama, muebles, etc. porque robar, lo que se dice robar, no robaron nada, pues en una casa en las que solo habitas en verano, nada tienes que llame la atención.Eso sí, nos obligaron a hacer el gasto extra de tener que poner rejas en las ventanas y trancas gitanas en las puertas, a poner elementos de seguridad  para que no puedan ser abiertas desde fuera y, poca cosa más. Hace treinta y muchos años que está hecha la casa y jamás nadie había tenido esa ocurrencia. eso quiere decir que la gente de mi pueblo, es buena gente… Por si algunos creen todavía que yo pensaba otra cosa de mis paisanos…

Aún el verano no había agostado los campos y los valles, las huertas y los sembrados vestían el manto verde de la primaveras

Topas estaba hermoso, como siempre, cuando llegamos. Aún el verano no había agostado los campos y los valles, las huertas y los sembrados vestían el manto verde de la primaveras, un poco ajado ya por las tierras sien mies y por las barbecheras,qué ponían sus remiendos en medio del inmenso paisaje. Los encinares, cada vez más escasos, llenaban de sombras frescas los eriales y los pájaros silvestres llenaban de cantos bellos las alamedas y los árboles de los jardines de casa y de las casas de los alrededores. Aquel remanso de paz que es el pueblo, se metió poco a poco en nuestras cabezas, relajando las musculaturas y las mentes en una sensación maravillosa, atemporal, idílica.

Unos días más tarde llegaban los hijos y los nietos de América… Por fin, después de cinco largos años de ausencia, volvían a casa. La abuela Agustina, mi mujer, que siempre se adelanta a los acontecimientos, se puso manos a la obra y en medio día tenía montada ya la infraestructura de todo el verano para que todos nos sintiéramos bien en casa…

“Hay que comprar un jamón un queso  y embutido para los niños. Tengo que ir a la Josebel, a encargarle aquella ternera que trajo en año pasado porque era muy tiernas y los niños la comen muy bien…Hay que apuntar a los niños a las actividades. Yo voy a llevarlos, tu vas a buscarlos y ,que sepas y tengas muy claro, que el cocinero eres tú, así es qué ya puedes empezar a pensar los menús de cada día de la semana… y nada de ir a tomar cervezas a mediodía ni por la tarde…Piensa que si los niños van a la piscina hay que comprarles… Por cierto, ¿hemos traído los juguetes qué…?. Ah, y el día 22 es el cumpleaños de Irene y, a ver como nos vamos a arreglar, porque si quiere invitar a…. Y los otros, este año tiene quew estar pendientes de los muebles y del traslado, así es que no te metas en líos de ninguna clase porque yo sola no puedo hacerlo todo… Y llama a Bene, a ver si quiere venir a segar esto un poco… Y los otros cabezones de Barcelona, que les dije que nos dejaran al niño, pero no, se lo han de llevar con ellos de vacaciones. Verás como viene, el pobre, hecho un guiñapo, porque a ver, digo yo, ¿por qué no lo pueden dejar aquí con estos otros que se lo pasaría la mar de bien. Ya me dirás que coño tiene que ver el niño en Toledo, ni en Extremadura, ni en Portugal… Ya irá él cuando sea grande, pero ahora, el pobrecito, que no tiene dos años… Unos inconscientes, eso es lo que son… Y tú, con el jaleo que sabes que tenemos este año, ¿a qué te pones  a presentar otro libro?¿No presentaste ya uno hace dos años? ¡ Que a mi no me engañas, que solo lo haces por figurar, para que la gente te vea como lo que no eres, que te crees que eres más que nadie y que esta gente te compran el libro por compromiso, que luego no lo leen la mayoría… Pues preséntalo allí, en Martorell, con la gente con la que te relacionas en tus ambientes, que aquellos si leen… Pero no, a lucirte aquí, que lo único que vas a adelantar es que te saquen cantares… Yo no voy a ir, ya lo sabes, que a mi estas cosas que tu haces me dan mucha vergüenza…!!!Y encima también en Zamayón… Y vienen esos señores de la editorial, que seguro que les has dicho que este pueblo es otra cosa de lo que es y a ver que vamos a hacer… Y por si fuera poco enredas a María, que ya me dirás tú , la pobre María que tiene que ver con las locuras tuyas. Seguro que les has echado a perder el verano. Y luego otra cosa, que tu crees que va a venir mucha gente, pero a lo mejor no viene nadie y quedas en ridículo…”

Los pardales saludan el día charlotenado desde lo alto de los tejados

Los inicios de verano en Topas son siempre así. Los nervios retenidos a lo largo de un curso se desatan de repente y, hasta que los nietos o los hijos llegan, la casa se asienta y la rutina se establece, nos vamos a pasear a las cuatro de la tarde hasta “La huerta del Pega para que nos de un poco el sol” y vuelve la normalidad, el arma que nos queda a todos es la paciencia…

Continuará…espero

Anuncios