LA ESTRELLA Y EL LUCERO (Sesenta años)

SESENTA AÑOS

                                                                                               Creí mi hogar apagado
                                                                                               y revolví la ceniza…
                                                                                              Me quemé la mano.
                                                                                             (Proverbios y Cantares)
                                                                                                     Antonio Machado

la luna estrella

 

Dicen los entendidos en historias, que aquella estrella que se enamoró de un lucero hace…ni se sabe cuántos años, fue ganando poco a poco en luz, en dulzura y en cariño ante los ojos de los que viven en su casa. Y bajo la apariebcia de una roca de mármol, fuerte e inexpugnable, creó un corazón tierno y dulce, como la sonrisa de un niño. Que su luz cegadora casi no deja ver a los que miran, tan protegidos los tiene, pero su luz se deja sentir y se nota en la manera en como la reclaman. Y a pesar de que los años, las decepciones, los desengaños, los disgustos y otras muchas cosas que suele traer el tiempo, intentaron apagar syu luz, apenas si han conseguido reducir el brillo de sus primeros años.

Aún le queda siempre un momento mágico, entre la noche que duerme y el sol que comienza a despertar al perezoso amanecer, para el abrazo tibio y protector, que no necesita de palabras para expresar los sentimientos. Mientras sus cuerpos busquen el calor, uno del otro; mientras los brazos se cierren alrededor de sus cuerpos, y sus labios se encuentren casi sin buscarse. Mientras sus olores evoquen recuerdos tiernos de tiempos pasados y sus cuerpos cálidos mimen sus almas cansadas,sus labios se buscarán, sus brazos se buscarán, un cuerpo enlazará sin maniobra con el otro cuerpo y encajaran hasta formar una sola piezas y sus corazones latirán acompasados, eesbocados, furiosos o relajados.

Aunque la nieve de los años comiencen a teñir sus cabellos de blanco, uno y otro seguirán besando aquellos cabellos ,seguirán acariciando aquellos cabellos, seguirán sintiendo el primer olor de aquellos cabellos, porque en sus pechos late el amor generoso del uno hacia el otro.

Y se querrán por siempre.

 

De libro “Reflexiones en voz baja”, de Manuel Pablos Esteban.

Anuncios