VERSOS PARA IOSU

iosu

Quisieron las náyades prestarse sus ojos pero las huríes no lo permitieron… La madre Minerva dijo en tono airoso: Los ojos de Iosu son ojos de diosa y solo una diosa puede merecerlos. M.P.

 

 VERSOS PARA IOSU

 

 

Aquel que te mira bebe de tus ojos

qué, cual  mar, se pierden en la lejanía.

Y como dos soles, cálidos y hermosos ,

las ensoñaciones de tus verdes ojos,

llenan de destellos, de magia y de luz,

la mañana fresca de tu primavera,

y aquel que te mira te piensa tan bella

como una sirena de cuentos  del norte,

o un aguamarina de mares del sur.

Pestañas de sedas vigilan celosas

 mejillas hermosas de brotes de flor;

 y esos labios tuyos, jugosos y bellos,

 qué exhalan efluvios de menta y jazmín,

llevan en sus brillos  una madre hermosa,

y una dulce esposa sobrada de amor,

pintando en su  risa, amplia y deliciosa,

 un ramo de rosas de un jardín en flor…

Las lágrimas puras de tus verdes ojos

se sienten dichosas de tu gratitud:

 nacen en tus fuentes, recorren tu cara,

mueren  en tu boca, y beben tu luz.

 Tu rostro descubre que eres impulsiva,

un tanto lanzada, amiga leal,

igual que lo fueran las lindas valkirias,

 esposas sagradas de aquel dios Odín,

qué en placidas noches de lunas de plata

buscaban jardines de hermosos colores,

y entre los aromas de las lindas flores,

se entregaban, dulces, a dulces amores,

fieles y sumisas a su dios señor.

Tienes la alegría de la primavera,

que reparte entera su luz por doquier,

y entre carcajadas de afecto, sinceras,

en un alma hermosa, reflejo de ti,

florecen las puras aguas del cariño,

 de amistad, ternura, locura radiante,

y una impresionante bandeja de amor.

Esa, tu mirada, que se pierde lejos,

como los espejos que reflejan luz,

pinta de colores las pálidas flores

qué, envidiosas, miran, por ver si consiguen

reflejar su encanto como lo haces tú.

                                                                               M.Pablos

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios